El día de la Candelaria, toda una tradición del municipio de Tecomán

El día de la Candelaria, toda una tradición del municipio de Tecomán

TECOMÁN, Col., 31 de enero 2017.- Cada región del estado de Colima tiene su tradición de veneración en su fé. En el estado es destacado su fervor junto con Coquimatlán, por el señor de la Expiración o Rancho de Villa, en el municipio de iguanero y pegado a la zona de Michoacán, lo es para la Virgen de La Candelaria, tradición que se ha vivido por cientos de años.

Desde días antes, la gente que acude a Tecomán, a venerar a La Virgen de La Candelaria, llegan para tomar un buen lugar y ver desfilar a su patrona en la gran anda de madera, bellamente adornada y cargada por los cultantes que incluso, algunos de ellos viajan de Estados Unidos cada año para hacerlo, tomar a la patrona de su nicho en el templo de la orden Mariana, de Santo Santiago.

Desde el domingo 29 de enero pasado, todo el cuerpo de organización de éste templo lleno las calles de Tecomán con las banderas multicolores, azul, amarillo y rosa, que distinguen esta festividad por donde pasará el desfile que también ya es una tradición en el lugar con danzas autóctonas de la región. La anda es cargada por más de 80 hombres que pertenecen a la guardia de honor, y desde un día antes los habitantes y vecinos de las calles por donde pasa, ya tienen sus sitios acomodados y viven esta tradición católica en familia y amigos que asisten de otros municipios, inclusive de otros estados. Según investigadores, historiadores y cronistas de Tecomán, como es uno de ellos, Roberto Urzúa Orozco, en sus publicaciones de 1970 investigando lo que es Caxitlán, Colima, y Tecomán, eran tierra de lo llamado mesoamericano, y sobre de ellas, se asentó la Villa de Colima, antes Caxitlán, un 25 de julio de 1523, después de que Gonzalo de Sandoval arribo a estas tierras.

Desde entonces se dice, que con ellos llegó el culto a la Virgen de La Candelaria, imagen venerada cada 2 de febrero, y cargada por los primeros misioneros por las playas de San Juan de Alima, en 1528 y siempre se ha involucrado para proteger a los lugareños de esas playas contra sismos, peste e incendios, pues se dice que un fuerte fuego en 1800 destruyó el templo donde la tenían en Caxitlán, esto hace que la lleven a Santiago en Tecomán, y desde entonces ahí asiste. Cita un escrito de Roberto Ursua, que “La Virgen de la Candelaria que actualmente se venera en el templo de Santo Santiago de Tecomán, en la Diócesis de Colima, se considera que fue traída por los misioneros españoles que llegaron con los conquistadores a posesionarse del pueblo indígena de Caxitlán, que era la capital del antiguo señorío de Colimán, una vez que derrotaron a sus valientes guerreros encabezados por el último Tlatoani de Colimán”.

Sin embargo, después de la conquista, se pierde mucho rastro histórico de la vida de San Francisco Caxitlán, que así fue nombrada por los conquistadores y es hasta 1763 cuando se tienen más claras noticias de esa población situada en las cercanías de lo que hoy es el poblado de Caleras. Al cambiar los españoles la capital del reino conquistado que fue la primera Villa de Colima a la población de Tuspa, hoy Colima, quedaron en la antigua sede muchos españoles que ya habían encauzado negocios, y para fines del siglo XVIII era un pueblo en el que se había desarrollado el mestizaje, perviviendo un alto porcentaje de indígenas. La fiesta de la Virgen de la Candelaria en Caxitlán seguía siendo, sin embargo, auspiciada por los españoles, fue en los últimos años del siglo XVIII cuando inició la decadencia de Caxitlán, en 1800 hubo un gran incendio que destruyó el templo y en 1820 el poblado fue asaltado y quemado por los insurgentes, acabando con lo que quedaba. Una de las peregrinaciones de gran arraigo a la Virgen de La Candelaria, es la de Tecuanillo, cada año ellos salen el 9 de enero a las 7 de la mañana del santuario del templo de Santo Santiago, con ella en la anda, se dirigen al balneario de Tecuanillo, y es donde visita la virgen, a Jesús Pescador, recorriendo las ramadas para bendecir y que les vaya bien a los propietarios en sus negocios y realizan una misa ese mismo día cerca del medio día.

Una de las historias más contadas de la Virgen de La Candelaria, es la sucedida a la señorita María Gaytán; quien después de las prohibiciones al culto de aquella época por 1930 logró interceder con el entonces gobernador, Pedro Torres Ortíz, para que les permitiera sacar nuevamente la imagen de la Virgen de La Candelaria, y no una jovencita vestida de virgen, por el permiso que consideran un milagro de la época, nuevamente salió la imagen de la Virgen de La Candelaria, en un carro alegórico y no en la anda, al no tenerla prevista, pero desde entonces nombraron a la señorita María Gaytán, fue nombrada patrocinadora y guardián hasta 1991.

La imagen de la virgen de La Candelaria, presenta al Niño Jesús, en el templo de Jerusalén, lo sostiene en uno de sus brazos, sentado y en el otro sostiene una vela con una canasta con dos palomas, lo que significa la presentación del niño Dios o Jesús al templo. Es así que además de las festividades religiosas Tecomán, vive su feria, pero todos los colimenses viven la tradición de La Virgen de La Candelaria, al ofrecer los tradicionales tamales, a todos aquellos que fueron bendecidos con el niño Dios, en la rosca de pan el Día de Reyes, pagaderos el 2 de febrero Día de La Candelaria.

Fuente: Quadratín Colima

     

 

Please follow and like us:

Más Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *