Inauguran Museo del Fracaso en Suecia

Inauguran Museo del Fracaso en Suecia

Cuando uno emprende cualquier actividad por vez primera es probable que uno cometa equivocaciones y errores antes de hacerlo bien.

Ésta fue justamente la idea de Samuel West cuando creó el Museo del Fracaso (Museum a partir del 7 de junio en el centro de Helsingborg, of Failure), una iniciativa que según su creador realiza en honor del proceso creativo.

El Museo del Fracaso es una colección de fallas en la innovación, en el diseño y en la comercialización.

De acuerdo con Chris Weller, de Business Insider, “la mayoría de los proyectos de innovación fallan y el museo muestra estos fracasos para proporcionar a los visitantes una fascinante experiencia de aprendizaje”.

La apertura de este museo fue el pasado 7 de junio en el centro de Helsingborg, en Suecia.

He aquí algunos de las exposiciones que se encuentran en el Museo del Fracaso.

Nokia N-Gage

La consola de videojuegos y smartphone Nokia N-Gage sólo se vendió del año 2003 al año 2005. Este dispositivo fue la apuesta de Nokia para competir con el GameBoy de Nintendo.

Pero el extraño diseño de su carcasa y de los botones le generaron muchas críticas a la marca.

Aunque la compañía de origen finlandés intentó arreglar este dispositivo y sacó a la venta el N-Gage QD en el 2004, pero el fracaso ya había sido anunciado y sólo se vendieron unos cuantos millones de unidades antes de que la compañía lo descontinuara.

Apple Newton

En 1993, la compañía del fallecido Steve Jobs, sacó a la venta el Apple Newton, uno de los primeros asistentes digitales que los hospitales en Estados Unidos usaron antes de sustituirlo por la famosa Palm Pilot.

Algunos de los factores que contribuyeron a que este dispositivo no tuviera el éxito que la compañía esperaba fue que el software de escritura era poco eficiente y que su precio era demasiado alto, alrededor de 699 dólares, unos 1,178 dólares actuales.

El dispositivo fue sacado de los anaqueles en 1998, pero tuvo una gran influencia en los próximos diseños de Jobs para el iPhone y iPad.

TwitterPeek

La red Twitter nació en el 2006, cuando los dispositivos móviles aún no llegaban con toda su fuerza a las calles. Por eso en el 2009, una compañía llamada Peek sacó a la venta un pequeño aparato llamado TwitterPeek, con el cual sólo se podía acceder a Twitter y que costaba 200 dólares.

De acuerdo con el Banco Mundial, pocas personas decidieron que era importante comprar este dispositivo.

Peek decidió enfocarse en tecnología de la nube en el 2012.

Perfumes Harley-Davidson

Extender una marca hacia otros mercados a veces puede ser una buena opción. Muchas compañías ponen sus nombres en productos cercanos a los de su propio mercado.

Pero hay otras ocasiones en las que las compañías se aventuran hacia mercados que no conocen. En 1996, la compañía de motocicletas Harley-Davidson sacó a la venta su propia línea de perfumes y colonias.

Las fragancias se llamaban Legendary y contenían aromas de madera con notas de tabaco. Tampoco duraron mucho en el mercado.

Máscara facial Rejuvenique

Uno de los mayores fracasos en la industria de la belleza fue la máscara facial Rejuvenique, creada por George E. Springer.

A pesar de que las intenciones de Springer parecían ser totalmente honestas, con un dispositivo que daba descargas eléctricas en diferentes áreas de la cara para tonificar la piel y los músculos.

Sin embargo, parece que su creador no se dio cuenta de lo escalofriante que resultaba este aparato, además de que en realidad no estaba demostrada su efectividad.

Coca-Cola Blak

Otro de los grandes fracasos del diseño y la innovación fue la Coca-Cola BlaK.

Esta bebida especial de la famosa marca de refrescos fue puesta en el mercado en el 2006, pero la marca la descontinuó sólo dos años después, en el 2008.

La salida del mercado de este refresco se debió sobre todo a que la gente pensaba que no tenía buen sabor y a que tenía demasiada cafeína.

Sony Betamax

Durante la década de los 70, comenzaron a multiplicarse los formatos en los que se podía grabar un vídeo.

La reproducción también se convirtió en una nueva forma de entretenimiento familiar. En esta década salió a la venta el modelo Betamax de Sony, que era visto como una opción a los vídeos en VCR.

La reproductora de vídeo era más rápida y ofrecía una imagen más clara. Sin embargo, cuando llegaron las primeras VHS de la marca JVC, Sony no pudo aprovechar la cuota de mercado que representaba el mercado de renta de vídeos y la Betamax comenzó a resultar obsoleta.

Sin embargo, la compañía de origen japonés no detuvo la fabricación del dispositivo sino hasta el 2002 y mantuvo la producción de los vídeos hasta el año 2016.

Finalmente hay más fracasos, que podrán ser admirados en el Museo del Fracaso.

 

Please follow and like us:

Más Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *